De turista en Antigua

Maris y yo somos amigas desde que tenemos 13 años. Nos conocimos trabajando de vacacionistas en Benetton, desde entonces éramos ocurrentes y la pasábamos muy bien juntas. La vida nos ha separado, yo me fui a vivir fuera y luego ella. No hemos coincidido en el mismo país por un buen tiempo pero en su última visita a Guate nos propusimos ir de turistas a La Antigua para mostrar lo que, como amigas, nos gusta hacer.  El día en Antigua no fue nada diferente a cuando teníamos 13 años.

Empezamos desde temprano ya que sabíamos que teníamos mucho que recorrer y bastante por ponernos al día. Le dije que saldríamos a las 9 am en punto; yo soy muy puntual, me gusta serlo por respeto a todos, tanto uno mismo, como los demás, tenemos cosas que hacer y la puntualidad hace que todo sea más eficiente. Maris estaba lista a las nueve en punto. Llegamos a la Antigua y desde el camino los volcanes nos saludaban y nos daban la bienvenida.

amc48

Era un día precioso, soleado, despejado en pleno Enero. Maris iba vestida de frío, ella juraba que habría mucho frío, lo bueno es que yo me encargue de llevar ropa de calor de Muskari, una boutique en la ciudad que me encanta porque se encuentran cosas únicas que no hay en el mall.

Nos estacionamos en la calle de la entrada (3a Calle Oriente) y empezamos a caminar. La Antigua es para caminar, así que hay que llevar zapatos cómodos para poder hacerlo todo el día. Siempre he pensado que la mejor forma de conocer es caminando.

amc44

Bajamos hacia el parque en la misma calle y ahí mismo nos topamos con el mercado de artesanías El Carmen, mi favorito. Ahí se encuentra de todo y mis puestos favoritos son:

Los sombreros de la entrada.

Las pulseritas y joyitas de Maria en el local #7 y #8.  Las chumpas típicas de Don Jose en el local #13.

amc59

Y los bolsones de Doña Zoila en el local #43.

Todo el mercado es un deleite, los vendedores son amables, tienen mucho deseo de vender y cada uno se especializa en su arte. Además, el mercado en sí es pequeño, por lo que no abruma.

Luego nos dirigimos a la calle del arco (5a Avenida Norte) y según nosotras íbamos a encontrar puestos de comida frente a Iglesia La Merced pero por ser un día entre semana no encontramos nada…

Nos moríamos del hambre y del antojo por comer algo típico, así que nos fuimos a La Cuevita de Los Urquizú, un excelente lugar de auténtica comida guatemalteca. Queda en la 2a Calle Oriente, a un costado del convento Capuchinas.

Luego fuimos al parque central para ver la Catedral, el Palacio de los Capitanes y las ruinas de la Catedral que son un MUST.  Hay que pagar la entrada pero vale toda la pena del mundo, la entrada es discreta sobre la 5a Calle Oriente frente al Museo de Arte Colonial.

En camino al parque se nos cruzo un canasto lleno de fruta delicioso, yo siempre pido un mango con todo, menos chile… ¡Yummy!

amc80
Entrada a las ruinas de la Catedral
amc88
Ruinas de la Catedral

Saliendo de las ruinas ya había entrado el antojo de algo dulce y justo a la vuelta quedan los famosos helados artesanales de sabores exóticos de Doña Gavi.  Yo me comí uno de Kahlúa y ¿para qué?, era como si me estaba tomando el kahlúa en las rocas, it hit the spot.

amc96

Seguíamos con antojo dulce y por supuesto que pasamos por los dulces típicos de Doña Maria Gordillo, otro lugar que es icónico de Antigua Guatemala. Queda sobre la 4a Calle Oriente, el cual es el camino de salida. Ahí lo que recomiendo pedir es un NUÉGADO, sabe a dona caída del cielo, manjar de los manjares…

amc108
El famoso NUEGADO

Y continuamos caminando, porque había que bajar todas esas calorías que acabábamos de meternos al cuerpo.  La llevé a mi joyería favorita, C´Santos frente a Hotel Casa Santo Domingo, y luego fuimos a visitar las ruinas del Hotel.

amc120

Después de tanto y lo mucho que nos faltó por recorrer, no podíamos pensar en irnos sin subir al Cerro de la Cruz para apreciar toda la belleza de la Antigua. Por la hora en la que subimos ya había bruma y no se veía tan despejado como hubiera sido ideal mostrar en las fotos, pero es otro espectáculo que uno no debe perderse cuando va a La Antigua.

Al final del día, nos reímos, comimos, caminamos y disfrutamos tanto el escenario histórico, colorido y rico en cultura, así como también disfrutamos nuestra compañía.

Mi consejo: ir a La Antigua como turista y mejor aún si es con un@ amig@.

“A strong friendship doesn’t need daily conversation, doesn’t always need togetherness, as long as the relationship lives in the heart, true friends will never part…”

amc10

4 comentarios sobre “De turista en Antigua

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s