¿”Entreprenuership”?

En estos tiempos dorados la palabra entrepreneurship es lanzada al aire como si fuera la gloria, lo máximo o la panacea universal.  Hoy nos hemos dado la tarea de ensalzar todo lo que tenga que ver con emprendimiento al punto que se ha convertido en “el negocio” para muchas universidades y escuelas en todo el mundo.  Pero, ¿nos hemos detenido a pensar y analizar lo qué implica ser un verdadero emprendedor?  ¿Es posible siquiera enseñarle a alguien las destrezas que un emprendedor debe tener y poner en práctica?

Recuerdo perfectamente el día que escuché por primera vez la palabra.  Una persona, que en aquél entonces era cercana a mí, quería estudiar “entrepreneurship” como carrera profesional.  “¿Y eso qué es?”, le pregunté, a lo que él contestó “es una carrera donde te enseñan a ser emprendedor”.  Me quedé un poco confundida y pregunté: “¿Vas a la Universidad a que te enseñen a ser emprendedor? ¿Y emprender en qué? ¿Para qué sos bueno?”  Se me quedó viendo raro, como si le hubiese molestado que lo cuestionara tanto, y me dijo “quién sabe, pero existe esa carrera y suena súper cool”.  La vida nos separó y cada uno marchó por caminos distintos.  Ya no supe en qué terminó, pero yo me decidí por estudiar gemología y joyería.

Me encanta la idea de emprender.  Creo que es el motor de la economía y es necesario promover el emprendimiento.

Sin embargo yo tengo un problema con la glorificación y lo pomposo de la palabra entrepreneurship, quién me conoce lo sabe.  Es más, trato de no utilizarla en mi vocabulario diario porque, honestamente, no estoy de acuerdo con el enfoque que se la ha dado.  Así que me tomé la tarea de hacer un poco de research sobre el tema.  ¿Qué es emprendimiento y qué es lo que realmente supone?

Empecemos con su significado.  La palabra emprender se refiere a “acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierran dificultad o peligro”. Emprender es entonces la capacidad y disposición de iniciar un proyecto empresarial, sin mayor certeza y tomando todos los riesgos del caso, con el objetivo de que este proyecto sea rentable.  Por tanto, un emprendimiento supone voluntad, la toma de una decisión de acción crucial y armarse con todo para poder comenzar a ejecutarla.

Pero para comenzar algo, sobretodo un negocio, se necesita tener un sinfín de conocimientos técnicos, desde cómo funciona un flujo de caja y cómo hacer un presupuesto, hasta estrategias de ventas, marketing y comunicación.  Sin lugar a dudas, me imagino que las miles de carreras de entrepreneurship que hay en el mundo enseñan las habilidades básicas que todo emprendedor debiese tener.  Pero hay una cosa en particular que tienen los verdaderos emprendedores que me llama mucho la atención, y que estoy segura que, absolutamente nadie, puede enseñárselo a alguien más.  Es algo que no es teórico, se trae o simplemente nace.  Es algo que se contagia, pero no podemos verlo ni tocarlo.  Es algo que llena y produce alto grados de satisfacción personal, pero aún así es muy misterioso.  Es una chispa muy especial que los soñadores tienen adentro y que les da aire para seguir adelante en las situaciones más difíciles.  Es pasión.

Hoy por hoy soy catalogada como “entrepreneur”.  Lo cual, les soy súper sincera, no me parece.  No me atribuyo ni la primera letra de la palabra.  Para mí un emprendedor es alguien que se especializa en algo y sale al mundo a ejecutarlo, sin dudarlo y armándose con todo su valor.  Un dentista que pone su propia clínica es un emprendedor, tanto así como lo es un dentista que está descubriendo una manera nueva para hacer implantes de dientes, ¿o no es así?  El del puesto de fruta en el mercado es un emprendedor, arriesga su capital, lo invierte en un producto que caduca y tiene que venderlo todo para no perder dinero. Para mí, un emprendedor es desde un médico, un abogado, así también como un maestro que se está atreviendo a aplicar nuevas técnicas de aprendizaje en sus alumnos.  Todos ellos son soñadores apasionados que buscan generar un cambio y un impacto, y que no tienen miedo a lanzarse al agua sin salvavidas.

Yo no soy entrepreneur, en todo caso, me casé con uno.  Una persona que le ve el potencial a la especialista en gemas y joyas que es sumamente creativa.  Él también vio el potencial en un avioncito autónomo que él y sus primos (unos genios) volaban por diversión.  Él es el verdadero emprendedor de la historia, pero tampoco se atribuye ni la primera letra de la palabra. Nunca estudió para serlo, no tiene ni siquiera una maestría en el tema. Él es un ingeniero mecánico con un MBA pero, dejando de lado sus credenciales y títulos, es un genio para ver más allá y un soñador apasionado.

Ser entrepreneur no es glamuroso, como lo pintan los que venden tan afamada carrera. No significa ser dueño del propio tiempo, ni millonario, sino todo lo contrario.  Ni yo ni mi esposo decidimos serlo, simplemente así se nos dio, vimos una oportunidad (y un riesgo) y decidimos tomarla.  Les debo confesar que todo este trayecto ha sido tan gratificante así como complejo.  Cada vez que puedo ver una película de alguna biografía de un emprendedor o un soñador, la veo porque necesito aliento, necesito saber que sí se puede.

Dos de las películas que más me han ayudado a continuar en el camino del emprendimiento y de continuar apoyando a mi esposo en su ideas y visiones son las siguientes:

La de Steve Jobs.  Lo que más me impactó fue que su primera relación fracasó, no aguantó. No se soportó vivir la incertidumbre, la inestabilidad, la locura de un sueño y al mismo tiempo formar una familia.  Me impactó tanto porque yo me podía identificar perfecto con la situación.  Yo podría estar en esos zapatos y, es más, estaba a punto de tirar la toalla.  Fue en ese momento que me di cuenta de lo siguiente: va mas allá del “instant gratification” que últimamente se nos vende por donde volteamos a ver.  Decidí que tal vez no me case con un Steve Jobs, pero sí con alguien que considero un soñador y un genio.

Decidí que es más importante la admiración, que cualquier estabilidad que pueda venir de algo que no es su vocación.

Otra película que me impactó fue “Walt Before Mickey”.  Otro soñador que desde chiquito supo que amaba dibujar y tenía un sueño de hacer una carrera profesional basada en su pasión.  Pasó años tratando de lograrlo, mucho tiempo.  Llegó a los puntos más bajos de su vida, no podía pagar la renta del mes ni tenía dinero para poder comer.  Sin embargo nunca se dio por vencido y, finalmente, después de muchos años, lo logró con un ratoncito que vivía en su imaginación.  Lo que más me impactó fue el tiempo que le tomó ser exitoso. Y es eso, que no todo lo que uno emprende es un “home run” ni un éxito instantáneo.

Vean ambas si tienen ganas de ser “entrepreneurs”.

Esto del entreprenuership, o como yo le digo (y disculpen mi lenguaje) entreprenuershit, no es para todo mundo.  It can make you or break you y si yo fuera las instituciones de educación dejaría de hacerle tanta propaganda a la palabra y apostaría por los jóvenes especializados en un trade, en un arte, en una pasión. Le apostaría a la experiencia en vez de a los títulos glorificados a la hora de reclutar en empresas.  La experiencia en el mundo laboral es la vida real y eso no se compra ni se aprende con un libro o sentado en un salón de clases.

No me queda más que decirles que, si tienen un sueño, una aspiración y una pasión, atrévanse a perseguirla.  No será fácil ni será un camino de rosas, pero la gratificación que alcanzarán con lo que logren y construyan, no tendrá comparación alguna.  Ser emprendedor nace en uno mismo, nadie les va a enseñar ni la más mínima parte de lo que ese riesgo y camino supone verdaderamente.  Finalmente, si están a punto de emprender algo, les doy un consejo: tengan mucha paciencia y “step into your dream with courage and passion.”

lm1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s