La inspiración

Desde que creé este espacio, me encuentro constantemente pensando sobre qué temas escribo para compartirles mis pensamientos, algunos muy personales e íntimos, como el de hoy. Y es que siempre he querido contarles la historia que están a punto de leer, pero sentía que me hacía falta revivir esos momentos, o al menos, experimentar esos sentimientos y esa ilusión.

Como algunos de ustedes ya sabrán, el mes pasado nos aventuramos con mi esposo a cruzar el mar junto a nuestros tres hijos y visitar Francia. Quisimos planear un viaje que nos marcara como familia, y pienso que lo logramos. Una de los lugares que yo más ansiaba visitar de nuevo (por segunda vez para ser exacta) era París, en especial porque allí fue nuestra luna de miel.

Antes de casarnos, mi esposo y yo ya habíamos planeado adentrarnos en el mundo de las joyas y crear nuestra propia joyería. Pero no queríamos que fuera cualquier tienda, sino un espacio que deleitara a través de todos los sentidos. Por eso mismo escogimos París como uno de los destinos del famoso viaje de luna de miel, ya que fue nuestra escuela para escribir las primeras líneas de lo que se llegaría a convertir en C’Santos.

IMG_2970

París fue nuestra última parada en la luna de miel. Ese iba a ser el momento y el tiempo para que nuestras mentes se convirtieran en esponja y absorbieran todo lo que París nos ofrecía. Esos días, se los dedicamos a nuestra mente, nuestra creatividad, nuestras ilusiones, nuestros sueños y, sobretodo, a idear. Pienso que era más ilusión mía y para él era una idea. Era más sueño mío y una forma en que él me decía “te amo” y “creo en ti”. Sin duda, los dos percibimos la idea de C’Santos de forma diferente, pero el concepto era el mismo: un negocio fructífero y lleno de bendiciones.

Así que, ¿qué mejor momento para inspirarse que en la luna de miel? pienso que fue el idóneo, y yo sin saberlo. Nuestros primeros días como marido y mujer, sobretodo esos que pasamos en París, nos ayudaron a sentar base sobre lo que luego íbamos a crear. A eso no le llamo suerte, ni coincidencia, a eso yo le llamo Dios.

Y de esa manera recorrimos París. Como dos enamorados tomando fotos a cuanta vitrina, tienda, pisos, puertas, muebles, experiencias, detalles, flores, texturas, telas, lámparas, y demás se nos atravesara por el camino. Tratando de guardar en nuestra mente hasta el más mínimo detalle que nuestros ojos veían, nuestro tacto sentía, nuestros oídos escuchaban y nuestro olfato percibía.

 

 

 

Fuimos al famoso mercado de pulgas de París, mejor conocido como el mercado de las “puces” ( nos reíamos cada vez que decíamos “puces”).  Fuimos a Versailles a ver lo grandioso, a soñar todavía más y a inspirarnos en las lámparas y pisos. Compramos macaroons en Ladurée para deleitarnos de la experiencia, para inspirarnos en el empaque. Fuimos al emblemático Louvre y caminamos por Montmartre para vivir el arte, la pasión y el color. Visitamos la Basílica del Sacre Coeur para armarnos de fe y agradecimiento. Compramos crepas y flores, y escuchamos a los músicos por la calle. Hicimos todo para regresar con la mente llena de imágenes y deseos.

 

IMG_3071

IMG_2962

 

¿La razón de volver a París? Para contarlo, pero se lo quería contar a mis hijos primero. Tal vez no literalmente o como un cuento de hadas, sino que por medio de la experiencia. Quería que vivieran la magia de poder soñar, de ver otro mundo, de escuchar otro lenguaje, de caminar, de pasear, de comer y, sobretodo, de disfrutar en familia. Lo anhelaba y Dios me regaló la oportunidad. La tomé aunque mis hijos fueran muy pequeños para entenderlo. Y me atreví a hacerlo porque, así como les he mencionado más de una vez, nada en esta vida dura para siempre ni es certero. Así que no me queda otra cosa que decirles que: “toma las oportunidades que se presentan. Entra en las puertas que se te abren ya que esconden tesoros y cuentos detrás de ellas, vive el momento, vive el hoy”.

20170713080032_IMG_3416

Por último, les comparto esta foto muy especial. Fue al ver esas puertas azules, cuando encontré mi inspiración para el color azul C’Santos.  En ese momento se decidió y el resto es historia.

IMG_2964 2

Siempre escribiendo porque sí y con mucho cariño,

Cris

5 comentarios sobre “La inspiración

  1. Querida Criss, sin duda alguna Dios ha puesto talento en ti no solo por le empresa tan exitosa que tienes, sino por el hermoso arte qué hay en tus manos, en tu mente y en tu corazón. Ver cada tienda, cada pintura y cada joya que creas no es más que una hermosa obra de arte que se pinta en los rostros de las personas que llegan a tus tiendas.

    Muchas Felicidades y sigue escribiendo, pues desde la primera línea que leía ya me había enganchado un abrazo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s